cantabria | paisajes de cantabria | alojamientos | los cántabros | rutas por cantabria | restaurantes | artesanía y ocio
Cantabria
 
 

GUÍA TURÍSTICA DE LIÉBANA, CANTABRIA. QUÉ VER EN LIÉBANA. SANTO TORIBIO DE LIÉBANA

LIÉBANA

-

ALOJAMIENTOS EN LIÉBANA
ALOJAMIENTOS RURALES
-

Hoteles, Posadas y Casonas Palacio en Liébana
Hotel rural Casa Leny. Vega de Liébana

RESTAURANTES
-

ALBUM DE FOTOS DE LIÉBANA
-

CERCA DE LIÉBANA
-

MAPA DE LIÉBANA
-

 

 

Monasterio de Santo Toribio de Liébana

El Monasterio y Santuario de Santo Toribio se encuentra muy cerca de Potes en la ladera del monte de la Viorna y, según la tradición, guarda como preciada reliquia el mayor trozo de la Vera Cruz, madero en el que fue crucificado Cristo.
El monasterio lo fundó, en el siglo VI, santo Toribio de Palencia, quien llegó a estas tierras como misionero evangelizador y puso su fundación bajo la advocación de San Martín de Turieno. Dos siglos más tarde, y coincidiendo con la repoblación de Liébana, el monasterio vivió una época de auge al colocarse bajo su tutela muchas de las poblaciones recién instaladas en la región. Es entonces cuando vive en el monasterio el monje Beato de Liébana y aquí donde escribió, hacia el 776, sus famosísimos "Comentarios al Apocalipsis", cuyas copias realizadas en diversos monasterios y bellamente ilustradas son conocidas en todo el mundo simplemente como los "Beatos". También desde aquí, el Beato de Liébana mantuvo con el obispo Elipando de Toledo sus disputas teológicas. Es muy probable que fuera durante este mismo siglo VIII cuando llegó al monasterio la reliquia de la Vera Cruz. Según la tradición, ésta había sido traída, en el siglo V, desde Jerusalén hasta Astorga por su obispo Toribio, pero la ocupación islámica de las tierras meseteñas debió de aconsejar el traslado de la reliquia a las tierras de Liébana, resguardadas entre sus altas cumbres. Hay quien opina que la reliquia no llegó a Liébana hasta finales del siglo IX o comienzos del X, cuando se trasladaron al monasterio los restos mortales de Santo Toribio, el obispo de Astorga, frecuentemente confundido con el Toribio, de Palencia, fundador del original núcleo monacal.
A mediados del siglo XIII se inició la construcción de la iglesia actual, cuyas obras no finalizarían hasta el XV. Durante estos siglos comienza la gran fama del monasterio y su reliquia, lo que supuso que miles de peregrinos llegaran al lugar, con frecuencia, en busca de milagrosas curaciones que, naturalmente, se atribuían al Lignum Crucis (madero de la cruz). Esa fama curativa de la reliquia parece que se concretó, a partir del siglo XVI, en los casos de enfermos mentales y endemoniados. En esa época el monasterio guardaba una cadena que, según se decía, habría sido empleada en el martirio de Cristo y cuando un poseído entraba en contacto con las dos reliquias, cadena y madero, se producía el exorcismo curativo.
En el siglo XVII el monasterio fue ampliado y a instancias del arzobispo de Santa Fe de Bogotá, Francisco de Otero y Cossío, natural del pueblo de Turieno, se levantó, junto a la iglesia gótica, la capilla barroca que guarda el Lignum Crucis.
En 1957 se inició una restauración del monasterio; en 1961 éste pasó a depender de la orden de los franciscanos y en 1967 la Santa Sede concedió que la tradicional semana jubilar, que venía celebrándose desde 1512 los años en que la fiesta de Santo Toribio coincidía en domingo, se ampliara a la categoría de año jubilar.
De las construcciones que configuran el actual monasterio de Santo Toribio de Liébana, tan solo merecen cierta atención la iglesia y la capilla del Lignum Crucis. La iglesia, cuya construcción se inició en 1265, se levantó sobre los restos de un cenobio anterior, probablemente mozárabe. Es una obra de traza gótica sencilla que ha sufrido varias restauraciones. En el exterior, lo más destacable son las dos puertas del muro sur; de ellas, la más pequeña, que es también la más antigua, es conocida como puerta del Perdón y tan solo se abre en los años de jubileo. La capilla del Lignum Crucis es una obra barroca en la que sobresale la bella cúpula octogonal y el templete que cobija la cruz de plata en la que se guardan los dos trozos de madera, de 63 y 39 centímetros respectivamente, que configuran la reliquia de la Vera Cruz.
En torno al monasterio y diseminadas por el monte de la Viorna se encuentran los restos de numerosas ermitas que dependieron del primitivo cenobio. La llamada Cueva Santa es obra prerrománica y semirrupestre, donde se dice que oraba santo Toribio; la ermita de Santa Catalina dispone de una pequeña espadaña románica de finales del siglo XII; y desde la de San Miguel, que se localiza al norte del monasterio, se puede contemplar una de las mejores panorámicas del macizo oriental de los Picos de Europa.

Monasterio Santuario de Santo Toribio de Liébana
Puerta del Perdón de Santo Toribio de Liébana
Capilla del Lignum Crucis en Santo Toribio
Estatua yacente de Santo Toribio
Altar Mayor de Santo Toribio de Liébana
Panorámica del Macizo Oriental de los Picos de Europa desde la ermita de San Miguel en Santo Toribio
Potes >>>
   
 
Texto: © Juan Ramón Brotons  Fotos: © eusebio díaz campo
Periplo Visual contacto: info@periplo.com